la Carta


SLTs United
School Leadership Teams (Equipos de Liderazgo Escolar) de NYC

Enviado por correo electrónico a:

Mayor Bill deBlasio bdeblasio@cityhall.nyc.gov
Comptroller Scott Stringer action@comptroller.nyc.gov
Council Speaker Corey Johnson SpeakerJohnson@council.nyc.gov
Councilperson Daniel Dromm dromm@council.nyc.gov
Councilperson Mark Treyger MTreyger@council.nyc.gov
Chancellor Richard Carranza nycchancellor@schools.nyc.gov

Cc: Todos los miembros del Consejo de la ciudad de Nueva York

Estimado Mayor deBlasio, Comptroller Stringer, Speaker Johnson, Councilperson Dromm, Councilperson Treyger, and Chancellor Carranza:

Nosotros, los equipos de liderazgo escolar de las escuelas mencionadas al final de esta carta, escribimos como una comunidad que está profundamente preocupada por el impacto que tendrá la propuesta de reducir el presupuesto de educación en el futuro de los niños. Estamos angustiados que nuestros maestros serán los próximos servidores públicos que estarán predispuestos para el fracaso, los próximos trabajadores esenciales requeridos a llevar cargas pesadas insoportables. Rechazamos la propuesta de que nuestros niños, ya traumatizados por la experiencia de la pandemia, regresarán a las escuelas con menos recursos en una situación en la cual es más necesitada.

Nosotros sabemos lo que se requiere para dirigir escuelas exitosas y enriquecedoras. Conocemos las luchas que enfrentaban las escuelas antes de Covid-19, con fondos insuficientes y  apoyo inadecuado para cosas básicas como instrucción de artes, asesoramiento y otros servicios de apoyo. Estamos íntimamente familiarizados con las inequidades con las que nuestras escuelas públicas son financiadas, un sistema que deja a los estudiantes atrás y causa que su logros sean un desafío.

Durante el encierre, los padres han llegado a comprender, más ampliamente que nunca, el papel clave que juegan nuestros maestros en la vida de los niños. Nosotros hemos visto cómo nuestros niños han batallado, tanto académicamente como emocionalmente, sin la guía y la estructura que proveen sus profesores y la comunidad de la escuela. Sabemos que nuestros niños regresarán a la escuela traumatizados. Nosotros sabemos que muchos de los niños más vulnerables habrán perdido familiares o amigos a causa de este virus. Los estudiantes de las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York necesitarán más (no menos) cuidado, atención y recursos cuando regresen a sus planteles escolares, séa cuando esto suceda.

Y, a pesar de todo esto, ahora sabemos que la Ciudad está proponiendo los recortes más draconianos en gastos educativos de las cuales existen memorias recientes, y que esos recortes en el financiamiento caerán más pesados sobre las escuelas mismas, sobre su personal y estructura de apoyo, desarrollo profesional y en los presupuestos de las operaciones de día a día en las escuelas. A esto decimos: SUFICIENTE.

Sabemos con absoluta certeza que los niños de nuestra ciudad regresarán a la escuela en Septiembre teniendo dificultades para entender lo que pasó en estos últimos ocho meses. Estos niños, los hijos e hijas de los trabajadores quienes esperamos que restablezcan nuestra economía, necesitarán MÁS apoyo, no menos. Ellos necesitarán más clases de arte, más trabajadores sociales y más asesores para orientación. Necesitarán a sus profesores y administradores. A todos ellos. Para proveer el nivel de instrucción académica y el apoyo social y emocional requerido para restablecer la educación de nuestros niños, y la habilidad de sus padres para enfocarse en restablecer la economía de la Ciudad mediante su trabajo, nosotros creemos que debe incrementarse los fondos para las escuelas el próximo año escolar.

Nosotros demandamos un reajuste. La propuesta actual hecha por el alcalde debe ser rechazada. Antes de que un solo dólar sea tomado de los presupuestos escolares de nuestras escuelas, cada contrato con una agencia externa debe ser analizado y, cuando sea necesario, cortado o terminado. Antes que nosotros perdamos a uno de nuestros trabajadores sociales o administradores, demandamos que se evalúen y eliminen las funciones de la oficina central hasta que sólo los trabajos más esenciales hayan sido conservados. Mientras que capas de superintendentes, entrenadores y evaluadores pueden jugar un papel en un sistema que tenga total financiamiento, este no es el caso ahora. El financiamiento debe concentrarse en los lugares donde están los estudiantes, en los mismos planteles escolares.

Nosotros demandamos que nuestras comunidades escolares se dejen completas y que el apoyo para ellas se aumente en vez de ser reducidas. Nuestros niños y sus familias no merecen menos.

Sinceramente,

Unase a la lucha contra los cortes presupuestarios en las Escuelas Públicas de la Ciudad de Nueva York. Nuestra lista crece todos los días.